14
Jun
10

México: ¿Deprimente felicidad?

Por Andrés Hincapié

En los últimos años hemos escuchado ya varias veces que los países latinoamericanos, en especial  México, son países en los que las personas se declaran más felices en comparación con lo que se declaran las gentes de otras partes del mundo. Un ejemplo podemos verlo en el siguiente mapa de felicidad en el que México obtiene un 7.9 como promedio en el lapso 2000-2009 en una escala de 0 a 10. El valor máximo en la muestra es 8.5 (Costa Rica). Incluso Coca Cola ha estudiado el tema de la felicidad  y ha concluido algo similar.

Fuente: World Database of Happiness

Al observar los datos de la World Database of Happiness descubrimos además que México se encuentra en el quinto lugar (¡compartiendo puesto con Finlandia y Noruega!) sólo superado por Costa Rica, Dinamarca, Islandia y Suiza. Es aquí cuando uno no puede evitar preguntarse ¿qué es lo que nos hace declararnos tan felices como Finlandia o Noruega?

Mi intención en este post no es atreverme a responder esta intrigante cuestión sino poner un contraejemplo aprovechando los datos de la ENNVIH-1 y -2 en los que no se observa necesariamente un soporte a los resultados que señalan a México como un país especialmente feliz. Veamos el siguiente gráfico, en el cual los años con estrella hacen referencia a resultados representativos sólo para la muestra (no se cuenta con factor de expansión para la ENNVIH-2). Es interesante observar la similitud en los resultados, para la muestra y representativo nacional, utilizando la ENNVIH-1.

Fuente: cálculos del autor con datos de la ENNVIH-1 y -2

Debo confesar que siempre he pensado que ser normal no es necesariamente bueno; sin embargo, en este caso ser normal es, sin ambigüedades, bueno. Lo preocupante es que, si tomamos los resultados de la ENNVIH en este aspecto como ciertos, habría indicios de que más de la mitad de los mexicanos estarían sufriendo depresión severa (metodología de categorización según Calderón (1997), la cual consiste en determinar una categoría a partir de los resultados en un conjunto de 20 preguntas). Estos resultados no parecen soportar la idea de que México sea un país especialmente feliz.

Ahora, es necesario hacer varios comentarios sobre estos resultados: (i) es posible que una persona se declare feliz y que además, según la categorización de Calderón (1997), tenga indicios de depresión severa. Sin embargo, no es muy claro que exista un error sistemático de manera que en el agregado este fenómeno siga observándose. (ii) Es también posible que, relativo a otros países, la población mexicana sufra menos de depresión severa. Este argumento no parece ser muy atractivo dados los números que se observan en la ENNVIH. De cualquier forma, para que los resultados de felicidad y depresión fuesen congruentes ¡más de la mitad del mundo tendría que estar sufriendo de depresión severa! (iii) En la medida en que ambos resultados provienen de mediciones subjetivas, la disimilitud puede estar generada por una falencia de las encuestas para capturar adecuadamente el fenómeno que desean capturar. Este es, a mi gusto, el argumento que parece tener más sentido. Alguna de las mediciones, o incluso las dos, pueden estar fallando al intentar capturar el fenómeno.

¿Qué nos queda entonces? Parece que lo único que nos queda es un dejo de escepticismo con respecto a estas mediciones en particular, y algo a considerar acerca de las mediciones subjetivas en general.

Upload: corrección

Gracias a una valiosa observación del profesor Isidro Soloaga basado en la Tabla 3 del artículo Schooling. Cognitive ability or emotionalwell being: what drives the individual’sperception of health outcomes?” de  Terruel, Rubalcava y Oliva, he revisado los cálculos del diagnóstico de estado de ánimo y he encontrado un error en la codificación que hago de las preguntas base (las 20 preguntas). El valor 4 (mayor valor) en las preguntas en la ENNVIH  no corresponde al mayor valor en la calificación creciente de “depresión” ¡sino al menor valor! Es decir, la codificación correcta según Calderón debe hacerse recodificando el 4 a 0 y posteriormente sumando 1 a todas las categorías, de manera que se tenga un indicador creciente en la actividad depresiva de 1 a 4. Los resultados con la codificación correcta son

Fuente: cálculos del autor con datos de la ENNVIH-1 y -2

La conclusión es diametralmente opuesta. Los resultados sobre el estado de ánimo son congruentes con los resultados de los estudios sobre felicidad. Ambas mediciones subjetivas nos llevan a resultados similares.


Andrés Hincapié Noreña es candidato a Maestro en Economía por el Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México.


9 Responses to “México: ¿Deprimente felicidad?”


  1. 1 Carolina Silva
    14 junio, 2010 a las 20:15

    Me gustó mucho tu artículo, pero también hay que considerar la bipolaridad y otros aspectos como el momento en el que hicieron las encuestas y en qué contexto. Pero en general todos pasamos por la felicidad y la depresión en segundos, o sólo soy yo?

    • 2 Anónimo
      15 junio, 2010 a las 11:58

      Hola Caro,

      en efecto los aspectos que citas son relevantes al determinar las respuestas a nivel individual, pero me es difícil pensar que en el agregado se sigan manteniendo. Es decir, todo el mundo tiene bipolaridad?

      Cuándo tenemos un post tuyo por aquí?

      Saludos!

  2. 3 Clauch
    15 junio, 2010 a las 10:18

    Muy buen artículo Andrés felicidades!! Estoy totalmente de acuerdo contigo respecto a que las diferencias en los resultados de las encuestas está provocado porque no capturan de forma adecuada el fenómeno que están estudiando. Esto me lleva a hablar del fenómeno que estan intentando analizar, y creo que no hay ámbito más subjetivo y cambiante que la percepcion propia de la felicidad. Una sola palabra, una acción, una mirada, puede afectar nuestro estado de ánimo, por lo que creo que el medir el “fenómeno” de la felicidad o depresión es demasiado complejo, pero creo que es muy relevante hacerlo. Y pues en el ámbito de salud, creo que puede ser interesante analizar si el estado de ánimo de las personas está relacionado con su estado de salud (en los adultos mayores, uno de los principales predictores de la longevidad es la autopercepción de la salud).

  3. 4 Andrés Hincapié
    15 junio, 2010 a las 12:12

    Hola Claudio,

    gracias! Concuerdo contigo en la necesidad de llevar a cabo este tipo de mediciones y también reconozco lo débiles que pueden llegar a ser a nivel individuo. Me parece apasionante el tema que citas acerca de la autopercepción de la salud como predictor de la longevidad. De hecho hace poco leí un artículo llamado “Schooling. Cognitive ability or emotional well being: what drives the individual’s perception of health outcomes?” de Oliva, Ruvalcaba y Teruel en el que tratan el asunto de qué es lo que motiva la percepción que el individuo tiene sobre su salud. Te dejo aquí el link:

    http://www.uia.mx/campus/publicaciones/IIDSES/pdf/investigacion/documento_2.pdf

    Cuándo tenemos un post tuyo por aquí?

    Saludos!

  4. 5 Isidro Soloaga
    18 junio, 2010 a las 10:20

    Andrés, miro tus números de depresión severa y me parece que puede haber un error allí.Cuando algo parece raro… hay que mirarlo tres veces.

    En el artículo que le indicaste a Claudio figuran los siguientes números (MIS COMENTARIOS VAN EN MAYUSCULAS):
    Mental Health scoring (scale 20 to 80 points)*
    Smallest 20 Mean 28.20
    25th percentile 23
    Median 26 (ATENTI: LA MEDIAN ES 26, O SEA QUE LA MITAD DE LAS PERSONAS TIENEN UN SCORE DE MENOS QUE 26, LO QUE CONSIDERADO “NORMAL”… DONDE “NORMAL” ES MENOS QUE 35.)
    Standard deviation 7.28
    75th percentile 32 (O SEA QUE 3/4 DE LA POBLACIÓN ESTÁ NORMAL).
    Largest 80

    SERÍA BUENO REVISAR TUS ESTIMACIONES YA QUE SON MUY DISTINTAS A ESTA REALIZADAS POR LOS QUE DIRIGIERON LA ENCUESTA (TERRUEL Y RUBALCAVA), Y, ME PARECE, QUE NO REFLEJAN LA REALIDAD QUE UNO VE ALREDEDOR. NO VEMOS A MÁS DE LA MITAD EN DEPRESION SEVERA.
    SALUDOS.
    ISIDRO

  5. 6 Andrés Hincapié
    18 junio, 2010 a las 12:13

    Hola Isidro,

    tienes completamente la razón. He repetido mis cálculos y he vuelto a encontrar lo mismo. Sin embargo, ante las extrañas diferencias con el artículo citado he ido al cuestionario de la ENNVIH-1 y -2 y me he dado cuenta que había pasado por alto la recodificación de los valores. En las preguntas de la ENNVIH la “depresión” es creciente de 1 a 3, pero el 4 es el valor base (correspondiente al No)! Esta es evidentemente la razón de los resultados extraños.

    En el transcurso de la tarde pondré un upload del post. En este caso la conclusión es la contraria! Los resultados son congruentes.

    Un abrazo,

    Andrés

  6. 7 Carolina Silva
    20 junio, 2010 a las 07:01

    O sea que de acuerdo a los resultados es congruente que si son muy felices los mexicanos? =)

  7. 8 Andrés Hincapié
    21 junio, 2010 a las 11:21

    Así es Caro, una vez corregidos, los resultados son congruentes con el hecho de que los mexicanos sean muy felices.

  8. 6 julio, 2014 a las 23:55

    Awesome article, great information to have.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: