Archivos para 22 octubre 2010

22
Oct
10

Premio Nobel de Economía: Modelos de Búsqueda

Por Edwin van Gameren

Hace muchísimos años, como alumno del Doctorado en Economía en Amsterdam, mientras trabajaba con modelos del mercado laboral y en particular con aplicaciones econométricas de modelos de búsqueda de empleo, participé en discusiones sobre la posibilidad de que los modelos de búsqueda desarrollados por Diamond, Mortensen y Pissarides, pudieran calificar para el Premio Nobel. Ahora sabemos que la respuesta correcta es positiva: Peter Diamond, Dale Mortensen, y Christopher Pissarides comparten el Premio Nobel en Economía 2010. En mi opinión, con toda razón.

 

Los modelos tradicionales del mercado laboral siempre tienen problemas en explicar como puede suceder que al mismo tiempo haya desempleados buscando trabajo y empresas con puestos vacantes buscando trabajadores. ¿Por que el mecanismo de market clearing no funciona? ¿Por que pueden existir salarios diferentes para empleos o empleados idénticos?

 

La contribución más importante del modelo de Diamond-Mortensen-Pissarides es la atención explícita al proceso de búsqueda y las fricciones que existen en este proceso. Empresas y trabajadores están buscando pero por definición los contactos entre ellos son limitados. Nadie tiene información completa sobre la disponibilidad de vacantes y desempleados. Al modelar el proceso de búsqueda de un desempleado, o de alguien ya con trabajo buscando un mejor empleo, un ingrediente mayor es el número de contactos con empresas que genera la búsqueda. Tomando en cuenta la probabilidad de encontrar un (mejor) empleo, y el valor en caso de no encontrar trabajo, es posible determinar el esfuerzo óptimo de búsqueda. Una caracterización parecida existe para el proceso de búsqueda por parte de las empresas. Es importante señalar que las decisiones para crear empleos son endógenas y dependen, entre otras cosas, del nivel de desempleo y las ganancias esperadas del puesto. Los dos procesos resultan en encuentros de empleadores y de empresas, y generan un número de matches entre vacantes y buscadores, determinado por la matching function. La falta de información sobre la disponibilidad de vacantes y (des)empleados buscando empleo reduce el número de encuentros. Lo mismo sucede con mayores ‘outside options’; como por ejemplo el caso de un generoso seguro de desempleo, que reduce el valor de un empleo respecto al desempleo. La falta de información sobre la disponibilidad de vacantes también puede explicar por qué empleados idénticos reciben salarios diferentes. La evasión de un nuevo proceso de búsqueda también genera diferencias en los salarios para empleados idénticos: podría ser más interesante para una empresa elevar el salario de un trabajador que está a punto de salir y entonces evitar los costos de buscar un nuevo trabajador que quiera trabajar al salario inicial. Entonces, el modelo no sólo explica como empresas y trabajadores se encuentran, sino también a qué ‘precio’ se forman los matches. Los modelos también incluyen el proceso de la distribución del surplus de un match a través de un proceso de Nash bargaining.

 

Excelentes revisiones de la teoría se encuentran in el Handbook of Labor Economics (Mortensen, 1986; Mortensen y Pissarides, 1999), y artículos recientes sobre los modelos y sus aplicaciones empíricas son Rogerson, Shimer, y Wright (2005) o Eckstein y Van den Berg (2007).

 

Una aplicación muy importante de estos modelos se encuentra en el estudio de los efectos de las intervenciones de los gobiernos en el mercado laboral por medio de seguros de desempleo, políticas activas de empleo, y regulaciones como protección laboral o salarios mínimos. Todas estas intervenciones afectan los valores del empleo y las vacantes así como los potenciales beneficios de búsqueda para trabajadores y empresas. Los estudios de evaluación en general se focalizan en los efectos individuales, ignorando los efectos de equilibrio general. Se pueden aplicar los modelos de búsqueda también para analizar estos efectos. Un ejemplo de un estudio de los efectos de equilibrio general de políticas activas de empleo (programas de capacitación y empleos adicionales) aplicando el modelo de Diamond-Mortensen-Pissarides se encuentran en Jongen, Van Gameren, y Graafland (2003). Otro ejemplo aplicando el mismo tipo de modelos, es Albrecht, Navarro y Vroman (2009), que estudian los efectos de políticas activas en una economía con un sector informal.

 

Aplicaciones del modelo de Diamond-Mortensen-Pissarides no sólo son populares en el estudio del mercado laboral, sino también en modelos del mercado de viviendas, organización industrial, economía financiera, y en algo más fancy como el mercado para matrimonios (ve, por ejemplo, Gautier, Svarer, y Teulings, 2010).

 

Invito a todos los alumnos del cuatro semestre de la Maestría en Economía a asistir a mi curso para ver más sobre el modelo de Diamond-Mortensen-Pissarides.

 

 

REFERENCES

 

Albrecht, James, Lucas Navarro, Susan Vroman (2009). The Effects of Labor Market Policies in an Economy with an Informal Sector. The Economic Journal, 119, 1105-1129.

Eckstein, Zvi, Gerard J. van den Berg (2007). Empirical labor search: A survey. Journal of Econometrics, 136, 531–564.

Gautier, Pieter, Michael Svarer, Coen Teulings (2010). Marriage and the City: Search Frictions and Sorting of Singles. Journal of Urban Economics, 67, 206-218.

Jongen, Egbert, Edwin van Gameren, Johan Graafland (2003). Exploring the macroeconomic impact of subsidized employment. De Economist, 151, 81-118.

Mortensen, Dale (1986). Job search and labor market analysis. En: O. Ashenfelter, R. Layard (eds.), Handbook of Labor Economics, Vol. 2, Cap. 14, p. 849-919. Amsterdam: North-Holland.

Mortensen, Dale, Christopher Pissarides (1999). New developments in models of search in the labor market. En: O. Ashenfelter, D. Card (eds.), Handbook of Labor Economics, Vol. 3B, Cap. 39, p. 2567-2627. Amsterdam: North-Holland.

Rogerson, Richard, Robert Shimer, Randall Wright (2005). Search-Theoretic Models of the Labor Market: A Survey. Journal of Economic Literature, 63, 959-988.

Edwin van Gameren es Doctor en Economía por la Vrije Universiteit Amsterdam (Holanda). Actualmente labora como profesor – investigador en El Colegio de México.

06
Oct
10

Inicia el Empirical Micro Lunch

David Mendoza

El Empirical Micro Lunch ha sido creado como un espacio de retroalimentación en el que profesores del CEE e invitados  presentan tanto avances como trabajos concluidos de las investigaciones que llevan a cabo.

Este lunes ha iniciado el Empirical Micro Lunch de este semestre y que mejor que, en palabras del Dr. Carlos Chapa, con alguien de casa: el Dr. Raymundo Campos, profesor investigador del CEE.

El Dr. Campos nos presentó los avances de su trabajo “The Trade-Offs in the Labor Market of Social Assistance Programs: The Case of the “Seguro Popular” Program in Mexico.”

¿Cuál es la relación entre la oferta laboral en el mercado formal y la implementación del Seguro Popular? Esta es la pregunta principal que motiva el trabajo del Dr. Campos.

Para dar luz a esta pregunta, se hizo una comparación de tendencias antes de la implementación del programa y después de la misma, para ver si estas se mantenían a través del tiempo, o de otro modo, para analizar si la introducción del Seguro Popular ha cambiado el empleo formal en los municipios en que se ha implementado. Para dicho análisis se utilizaron datos en panel y se llevó a cabo una estimación con efectos fijos, mediante la metodología de diferencias en diferencias.

Dentro de los resultados preeliminares se concluye que la implementación del programa tiene una relación negativa en el empleo formal, dentro de los municipios en que se instauró.

Esto es algo de lo que pudimos ver el lunes pasado en la primera sesión de esta nueva temporada del Micro Lunch. Una costumbre que ojalá se haga tradición en el CEE.

David Mendoza Tinoco es alumno de la Maestría en Economía del Colegio de México.

01
Oct
10

Cambios en el bienestar económico en México

Por Antonio Yunez Naude

A diferencia de lo esperado a partir de las reformas económicas iniciadas a mediados de la década de los años 1980, el bienestar de los mexicanos no aumentó notablemente de 1990 a  2005. Esta es una de las conclusiones de un estudio empírico sobre los cambios en el consumo, la pobreza y la desigualdad en los municipios de México que está por publicar la revista Estudios Económicos (Yúnez Naude, A. J. Arellano González y J. Méndez Navarro “Cambios en el bienestar de 1990 a 2005: un estudio espacial para México”).

En específico, los resultados obtenidos indican los siguientes cambios estadísticamente significativos en el bienestar de los mexicanos durante el periodo: 1) sólo un 2.6% de la población del país residía en municipios que experimentaron mejora en los tres indicadores de bienestar; 2) alrededor de un 15% de ella lo hacía en municipios que tuvieron crecimiento en sus niveles de consumo y una reducción en la pobreza; 3) solo un 0.3% de la población habitó en municipios donde aumentó el consumo y disminuyó la desigualdad; 4) un 5.5% de la población experimentó disminución en pobreza y desigualdad; 5) el 29.8% de los mexicanos residió en municipios donde mejoró sólo uno de los tres indicadores de bienestar; y 6) el restante 45.7% no experimentó ninguna mejoría.

Lo anterior sugiere un mal desempeño en el desarrollo económico de México. Sin embargo, los resultados de nuestro estudio también indican que en 45% de los municipios del país la pobreza alimentaria disminuyó, en cerca del 40% el consumo aumentó y en poco menos del 20% la desigualdad decreció. Esto puede haberse debido a los efectos positivos de los programas gubernamentales de combate a la pobreza iniciados en los primeros años de los 1990. No obstante, casi la mitad de la población de México vive en municipios que de 1990 a 2005 en donde  no se dio aumento alguno en sus niveles de bienestar.

Asimismo, en México subsisten grandes diferencias en los niveles de bienestar y en las dinámicas correspondientes entre sus regiones geográficas. Por ejemplo, tanto en 1990 como en 2005 y según las estimaciones hechas, los niveles más bajos de consumo per cápita y pobreza alimentaría tienden a estar concentrados en la parte sur del país así como en zonas montañosas, de difícil acceso y en donde la mayoría de la población es indígena.

Tal dinámica contrasta con la experimentada en otros países de América Latina como Chile, Ecuador, Nicaragua, Perú y en menor medida Colombia. Resultados de investigaciones para estos países usando la misma metodología que la de nuestro estudio para México indican lo que sigue. De  1993 a 2005 más del 60% de los peruanos experimentaron reducciones en pobreza y desigualdad y aumentos en su gasto, mientras que en la década de los años 1990 este fue el caso del 18.7% de la población chilena y de sólo el 2.6% para la mexicana (Escobal y Ponce, 2008, Mondrego, et. al, 2008, en www.rimisp.org/dtr).  El desempeño de México fue inferior aún respecto al de Ecuador y Nicaragua. Por ejemplo, en el caso del primer país, de 1995 a 2006 el 15% de sus habitantes no experimentaron mejoras en ninguno de sus tres indicadores, mientras que esto sucedió con el 22.6% de los nicaragüenses de 1998 a 2005 (para México la participación fue de más del 45%, Larrea, C., 2008; Gómez, et. al. 2008 en sitio en la red citado). La experiencia más cercana a México es la de Colombia. Aunque el porcentaje de la población del segundo país que experimentó mejoras en el consumo y disminución en pobreza y desigualdad de 1993 a 2005 es aún más baja respecto a México (0.03% frente al 2.6%),  la proporción de colombianos sin mejora en ninguno de los tres indicadores de bienestar fue menor en casi 10 puntos respecto a la de México: del 35% frente al 45%  respectivamente (Hernández, et. al., 2008, www.rimisp.org/dtr).

Los resultados obtenidos para México son reflejo de un periodo accidentado y poco dinámico de su economía, durante el cual el país sufrió una aguda crisis macroeconómica que afectó severamente los niveles de bienestar de los mexicanos en el transcurso de la segunda mitad de la década de los 1990. Los hallazgos de la presente investigación también sugieren que la reorientación del papel de estado mexicano en la economía no ha sido fructífera en materia de crecimiento y bienestar económico. En la actualidad y a raíz de los agudos efectos que ha provocando en México la crisis financiera de los EE.UU. e internacional, se han magnificado los retos que enfrenta el país para que mejore significativamente el bienestar de sus habitantes.

Antonio Yúnez Naude es el Director del Centro de Estudios Económicos del Colegio de México