27
Abr
10

Seguro popular

Por Raymundo Campos

Hace unos días el periódico El Universal reportó que el Seguro Popular (SP) era un derroche sin resultados. Al leer las notas uno creería que en verdad el Seguro Popular es un programa que debe ser eliminado por tan mala administración y tan malos resultados. El Seguro Popular es un programa social con cobertura de salud para las personas que no están cubiertas por las instituciones de salud en el país (i.e. sector informal).

Desde que regresé a México en Junio de 2009, he tratado de acostumbrarme al tono de los medios y su forma de dar noticias. A veces me cuesta mucho trabajo. Los diarios internacionales, llámese New York Times, Wall Street Journal, San Francisco Chronicle, El País,  siempre tienen alguna nota positiva, o simplemente una nota irrelevante en términos políticos pero interesante para la vida. Recuerdo una nota de una ex estudiante, Kim Mai Cutler, en la primera plana del WSJ. Ella narraba cómo un nuevo tango estaba surgiendo en Berkeley, CA. Irrelevante en términos políticos, pero muy interesante. Extraño esas notas. Además de este punto, generalmente las notas de esos periódicos son muy objetivas, a diferencia del caso mexicano.

Todo esto se deriva después de leer la nota de El Universal sobre el Seguro Popular. Si bien el SP no es una panacea para resolver los problemas de salud en México, el SP sí representa un avance en cobertura de salud. Las investigaciones recientes sobre el impacto del Seguro Popular son muy claras. Por ejemplo, si bien en alguna de las notas periodísticas se mencionaba que la cobertura de enfermedades es limitada, no se mencionó que la cobertura es del 95%, casi completa. Rodrigo Barros encuentra que si bien la cobertura del SP no mejoró la salud de la población beneficiaria, sí redujo el gasto catastrófico de la población. En teoría, ese resultado era el que debíamos de esperar. Antes, las familias tenían que realizar gastos de bolsillo y atenderse, lo cual aumentaba su probabilidad de caer en pobreza. Ahora con el SP, se atienden pero no realizan gastos de bolsillo o bien son disminuidos considerablemente.

De hecho, Gary King, profesor de Harvard University, fue el encargado de evaluar al Seguro Popular. Las notas periodísticas de esa universidad definitivamente son muy diferentes a las publicadas en México. Los resultados de la investigación del Prof. King revelan que el gasto catastrófico se redujo en 23%, y no hubo efectos en la salud de los beneficiarios. Estos resultados son similares a los encontrados por Rodrigo Barros. Más aún, la investigación de Hernández-Torres et al (2008) para los estados de Colima y Campeche demuestra que el Seguro Popular reduce el gasto catastrófico en 8%. El Universal cita la evaluación del Instituto Nacional de Salud Pública mencionando que “en 2007 una evaluación del Instituto Nacional de Salud Pública reveló que el Seguro Popular no cumplía con el objetivo de evitar que los asegurados realizaran ‘gastos de bolsillo’”, pero nada más alejado de la realidad. En la evaluación del INSP se menciona que: “El resultado más notable de esta evaluación es que el objetivo fundamental de la reforma –proteger a los hogares mexicanos que incurren en gastos de bolsillo que les generan gastos catastróficos y empobrecedores– parece estarse cumpliendo… Los resultados tanto del estudio controlado como del estudio observacional indican que el SP está teniendo un efecto protector contra los gastos catastróficos de las familias afiliadas (página 17).”

Para finalizar, si bien el SP no fue creado para solucionar todos los problemas de salud de México, creo que al menos debemos sentirnos contentos que se haya hecho algo en la dirección correcta. Claro que nos falta camino por recorrer, pero eso es muy diferente a que el Seguro Popular es un derroche sin resultados.

Raymundo Campos Vázquez es Doctor en Economía por la Universidad de California – Berkeley, actualmente labora como profesor – investigador en El Colegio de México.


5 Responses to “Seguro popular”


  1. 1 Marx
    29 abril, 2010 a las 04:46

    Tampoco hay que demonizar a la prensa mexicana. De los periódicos mencionados, leo todos menos uno y puedo asegurar que tienen una clara tendencia ideológica, lo que pasa es que suelen incluir a columnistas contrarios a sus líneas editoriales, un poco en aras de la pluralidad. Pero no es un secreto, todo el mundo sabe la tendencia de esos periódicos.

    Saludos.

  2. 30 abril, 2010 a las 01:17

    Raymundo, Buenas Noches:

    Quiero comentar un par de opiniones respecto a tu columna, no sin antes mencionar que en general me gusta mucho cuando, a pesar de que no estoy del todo de acuerdo con tu opinión, tengas la atención de poner referencias que puedo seguir y así una se puede dar una idea del contexto del columnista.

    Y empieza mis comentarios: sin duda Raymundo, un programa social debe de cumplir con su objetivo fundamental que es el beneficio de la sociedad (al menos en un sentido racional y hasta lógico), sin embargo, ¿es cierto que el comportamiento racional es el adecuado en este sentido? y mas grave aun ¿Quien nos dice que efectivamente el comportamiento racional es en realidad racional? (un poco parafraseando tu anterior contribución), y explico.

    La lógica racional se vuelve difusa cuando nos ponemos a observar

    1) La pequeña cantidad de personas que pagamos impuestos y que somos las que estamos sosteniendo este programa
    2) Que cerca del 90% de las personas que sostenemos al Seguro Popular con impuestos, no usamos este servicio.

    Bajo este argumento entonces tengo mis dudas acerca de la racionalidad, equidad y lógica de este Programa, ya que desde esta óptica, el programa es totalmente injusto.

    Otra perspectiva es respecto al enfoque socialista mal entendido y mal enfocado, explico, este tipo de programas lo que generan son Monopolios (seccionados pero al fin de cuenta monopolios) que aunque están situados en un enfoque social, son acompañados de un inadecuado aparato de ejecución y de supervisión nos que lleva, a la larga, a fallas de mercado importantes, los cuales, provocan el fracaso de esta iniciativa; y como muestra tenemos una cantidad importante de ejemplos: la educación en México, PEMEX, CFE (y la extinta LyF del centro), etc.

    Todo esto nos obliga a pensar ¿cual es el siguiente paso? y aunque no tengo una varita mágica y realmente faltan muchos elementos en este pequeño comentario para poder dar una aportación práctica en este sentido, estoy convencida que siempre se debe de cobrar algo, y hacerlo evidente.

    Pero ¿por qué cobrar?, estoy conciente de la existencia de contraargumentos enfocados a que este programa tiene como objetivo a los sectores mas pobres de nuestro país, y confieso que este argumento tiene buena parte de razón, sin embargo, también estoy convencida de que si no nos cuesta (aunque sea un poco) un servicio no lo valoramos, y eso es lo que esta pasando en muchos sentidos con los beneficiarios del Seguro Popular, ni les cuesta en términos de impuestos por que realmente muy muy pocos beneficiarios pagan impuestos, ni les cuesta al momento de recibir el servicio.

    No pongo contraejemplos que he visto en Cuba y Europa por que realmente no es mi intención crear un esquema de debate sino más bien una opinión para la reflexión.

    Buenas noches.

    Verónica Escalante
    verito_nena_01@hotmail.com

    • 3 ITZA
      19 julio, 2010 a las 20:36

      Estoy de acuerdo con usted, mas bien el seguro popular si beneficia en gran medida pero sobre todo a a quellas personas que no tienen un solo acceso a institucines de salud,cuando apenas ganan el salario minimo de 50 pesos al dìa y tienen 5 a 6 niños que mantener y como bien lo dices nosotros no lo ocupamos, pero esta gente es la mas beneficiada. Lo ideal serìa que el gobierno en una de sus clusulas incluyera asì como en el programa de imss-oportunidades la prevenciòn de enfermedades y promociòn al autocuidado, sobre todo en la planificacion familiar, porque ese es donde se tiene demasiado problema.

  3. 4 Lety
    13 marzo, 2012 a las 21:52

    según tengo entendido, el programa de seguro popular si contempla la promoción al autocuidado y de planificación familiar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: